Parafilias:Sadomasoquismo| Dos Rombos


El mundo de las parafilias es enorme, casi podemos decir infinito. Un mundo lleno de curiosidades y aventuras, un mundo con variedad y diversidad. Un mundo donde la sexualidad se manifiesta tal y como es, una sexualidad pulsional, de 5 sentidos. No obstante, este peculiar mundo no carece de amenazas y desafíos, que están al acecho para intimidar y secuestrar en sus propias casas a sus habitantes.


En Dos Rombos hemos intentado recorrerlo, y no de puntillas, para conocerlo y estudiarlo así como para contar a toda nuestra audiencia las grandes ventajas que allí hay. Hoy será el último programa relacionado con las parafilias, y donde trataremos una de las parafilias más comercial y aceptada socialmente. La podemos ver casi todos los días en famosas series de televisión, películas que son la comidilla de la juventud, así como en el porno comercial.  Pero, ojo, no te quedes solo con lo que te venden en los grandes medios de comunicación, pues hay aún más, muchísima información que aún quizás no conozcas y que seguro te ayudará a entender mejor este comportamiento sexual, que no trastorno mental.


Sin duda, lo más importante que tiene que existir en este tipo de parafilia es el consenso, lo consensuado entre quienes lo practican. Desde el respeto y deferencia hacia la otra persona, podemos conseguir divertidos y buenos orgasmos, cumpliendo nuestros mayores deseos sexuales y, por supuesto, con la cabeza bien alta. De modo que, si aceptamos esto último, y que la sexualidad es tan diversa como personas existen, tenemos que admitir que nadie es un bicho raro en este campo.

El origen de su término proviene de un marqués, filósofo y escritor francés, que destacó por publicar obras y pregonar abiertamente sus extrañas prácticas sexuales lo que le conllevó duros años de cárcel. No digo que no se los mereciera, porque, aunque fue un mártir de las parafilias, muchas veces sobrepasó los términos de lo humanamente correcto. Hoy en Dos Rombos: SADOMASOQUISMO.

No hay comentarios :

Publicar un comentario